lunes, 2 de agosto de 2010

Ayer y hoy enamorada

Hubo una época (hace tiempo atrás) en que creí en el AMOR (así con mayúsculas) a rajatablas. Como si me fuera la vida en ello. Fue el tiempo de mi adolescencia.
Luego tuve desengaños. Tuve que esperar. Y el tiempo pasó.
Pasó, yo diría, mucha agua bajo el puente. Hoy siento que es maravilloso saber que alguien en este preciso momento está pensando en mí y me ama. Tengo la certeza. Tener esa certeza es sublime (no exagero).
Antes, años ha, no la tenía. El amor era una cuestión unilateral (como suele serlo para el adolescente o el joven que se empeña en sentir algo justo por aquella persona que no le corresponde).
Ahora bien, esta reciprocidad, no es fácil de "ganar". Más bien diría que lleva toda una vida (bueno, parte) lograrla. ¿Por qué?, porque uno tiene que crecer, madurar, para llegar a "ver" eso que antes no pudo.
Lo que hoy veo es a "él".
Y lo que me permite verlo (o por lo menos eso creo) es mi madurez. No porque tenga los años que tengo, no. Sino porque creo haber tenido que llegar a este punto de mi vida para "ver" muchísimas cosas que antes no podía (o no quería?. No, no podía, estoy segura).
Como el bebé que requiere de cuidados maternos tanto por su fisiología como por su psiquismo aún no formado, yo necesité llegar a este punto para entender y para ver.
Sé que podrán decir: "pero no se puede ver dentro de alguien, no se puede saber qué está pensando, qué está sintiendo, que está deseando, etc". Yo creo que a medida que uno "ve" al otro y recíprocamente nos ven a nosotros, es posible cierto grado de conocimiento y esto va en aumento a medida que las semanas se hacen meses y éstos, años.
Hoy y ayer, enamorada. Pero hoy con más claridad, con más luz, con mayor conocimiento (si, creo que a medida que pasa el tiempo existe la posibilidad de ser más sabio), uno que me permite decir: "te amo, a pesar de... y con todo incluído", te amo a pesar de la discusión de ayer, de la de mañana y de la del año que viene, y de las causas de todas ellas. Porque sé que estás ahí y yo estaré aquí porque somos un equipo. Ahora, siempre.
No lo olvides.

2 comentarios:

Mariana ha comentado y tú has opinado....